Normalmente, cuando nuestros padres se hacen mayores y no podemos hacernos responsables de ellos ni nosotros ni nuestros hermanos, buscamos residencias de ancianos en Madrid a precios asequibles.

Da mucha pena ver cómo las personas que nos han traído al mundo dejan de valerse por sí mismas y necesitan que alguien se haga cargo de ellos igual que ellos lo hicieron con nosotros cuando éramos pequeños. Pero lo que tenemos que pensar realmente es cuándo es el momento de llevar a nuestros padres a residencias de ancianos en Madrid de precios justos.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es si nuestro trabajo nos está dejando tiempo para cuidar 24 horas de ellos. En el caso de que nosotros o nuestros hermanos no podamos ayudarles, procederemos a buscar algún lugar donde tengan la atención necesaria.

Lo segundo que nos plantearemos es si nuestros padres pueden hacerse la comida, limpiar la casa, asearse sin ayuda y, en definitiva, ser completamente independiente. Si vemos que todavía pueden realizar unas tareas pero otras no, podemos contratar a una persona que se encargue de realizar aquellas que no puedan realizar solos.

Pero hay veces que no pueden llevar estas tareas a cabo o que se caen con facilidad, pues, al ser más mayores, tienen los huesos débiles y tienden a lesionarse. En estos momentos es cuando debemos pensar en contratar a una persona interna o llevarles a una residencia. A veces, a nuestros mayores les cuesta abandonar el hogar para entrar en una residencia. Pero seamos realistas, allí hay una amplia plantilla de profesionales que les pueden ayudar en todo momento. Allí conocerán gente nueva y harán nuevas amistades. Además, pueden juntarse para jugar a juegos de mesa y estarán más entretenidos.

En Residencia El Jardín nos encargamos de dar lo mejor a los más mayores para que se sientan integrados y cómodos en nuestro centro.