Por qué los ancianos sufren más accidentes

696 25 60 63
Por qué los ancianos sufren más accidentes

Una de las responsabilidades más importantes de quienes nos dedicamos al cuidado de ancianos en Ciudad Lineal, Madrid, es la prevención de los posibles accidentes que éstos pueden sufrir. Diferentes estudios han demostrado que los accidentes que con mayor frecuencia sufren las personas de edad avanzada son tres: las caídas, las quemaduras y las equivocaciones al tomar las medicinas.

Si tratamos de clasificar los accidentes más habituales de los ancianos en función de las causas que los originan, hay dos cuestiones que destacan muy por encima de las restantes: el deterioro fisiológico propio del envejecimiento y los despistes, o dicho de otra manera, el deterioro psicológico. 

Con el aumento de la edad, disminuye la fuerza muscular, se ralentizan los reflejos, se pierde capacidad visual y auditiva, y hasta cambia la forma de caminar… Esta disminución general de facultades provoca que un ligero tropezón con un mueble colocado fuera de su sitio habitual, algo que años atrás sólo le hubiera hecho tambalear, es la causa de una caída. Los fallos de la memoria a corto plazo son la causa última de que olvide que dejó una sartén en la lumbre o que media hora antes ya se tomó la medicación de hoy, y a consecuencia de esos olvidos, duplica día sí, día también, la dosis de medicamentos, y trata de retirar la sartén pese a que el aceite ha comenzado a inflamarse. En cualquiera de los casos, la mejor solución es contar con, al menos, una persona especializada en el cuidado de ancianos en Ciudad Lineal, Madrid. Es, sin duda, la medida más efectiva para la prevención de accidentes que se puede articular.

Otra posibilidad es solicitar una plaza en la Residencia El Jardín, uno de los pocos centros para mayores en la capital que dispone de sus propios jardines.